What would you like to find?

SERVICIOS DE PSICOLOGÍA

Neuropsicología

¿Qué es la Neuropsicología?

Desde la Neuropsicología se intenta estudiar la relación entre el sistema nervioso central, las funciones cognitivas y el comportamiento humano. Así pues, con la Neuropsicología trabajamos desde nuestras capacidades cognitivas y la relación que tienen con lo que pensamos, sentimos y con nuestro comportamiento. Favoreciendo con todo ello el bienestar de la persona.

Neuropsicología

Para ello es necesario realizar una valoración inicial con el objetivo de conocer las fortalezas y las debilidades cognitivas de la persona. También es importante evaluar a nivel emocional. Tras dicha valoración, se propone una intervención personalizada, con el fin de compensar las dificultades, mantener el rendimiento cognitivo o ralentizar el deterioro, en función de la patología.

Con ese punto de partida se consiguen establecer objetivos de trabajo en los distintos aspectos cognitivos (orientación, atención, memoria, funciones ejecutivas, lenguaje, gnosias o praxias). También se trabajan aspectos conductuales o emocionales, así como se facilitan pautas a las familias en caso de ser necesarias.

¿En qué consiste la evaluación neuropsicológica?

Se realiza una valoración de las distintas áreas cognitivas con el objetivo de plasmar en un informe neuropsicológico las fortalezas y debilidades, aporta información que puede facilitar un diagnóstico y facilita el punto de partida de la intervención. En muchas ocasiones dicho informe es solicitado por neurología para complementar información.

Áreas de intervención neuropsicológica:

Envejecimiento activo:

Aunque en el envejecimiento normal, las leves dificultades cognitivas que aparecen no son patológicas, la estimulación cognitiva es un elemento de neuroproteccion para el mantenimiento de las capacidades y autonomía. Además de mantenerse activo a nivel físico, mantener una adecuada y variada dieta, o un sueño reparador, es importante mantener el cerebro activo.

Demencias:

En caso de deterioro cognitivo o demencia, la estimulación cognitiva es una intervención terapéutica complementaria al tratamiento farmacológico. Algunas de las demencias más frecuentes son Enfermedad de Alzheimer, demencia frontotemporal, demencia por cuerpos de Lewy, demencia asociada a la enfermedad de Parkinson… La intervención cognitiva con el objetivo de mantener capacidades cognitivas y ralentizar el deterioro, además favorece la conexión con el entorno, las relaciones sociales y el estado anímico. Se facilitan estrategias de compensación y fomento de la autonomía e independencia. En esta situación de dependencia es además importante el trabajo con las familiares y cuidadores, facilitando pautas que favorezcan la adaptación a la nueva situación de la persona.

Daño cerebral adquirido:

El daño cerebral adquirido es una lesión estructural a nivel cerebral que puede suponer alteraciones físicas, cognitivas, conductuales y/o emocionales. El daño cerebral puede ser consecuencia de un ictus, un traumatismo craneoencefálico, anoxia, tumor cerebral o infección.

La rehabilitación neuropsicológica en el daño cerebral tiene como objetivo mejorar y compensar las capacidades alteradas. Asimismo, se trabajan las dificultades emocionales y conductuales que pueden aparecer tales como la apatía, depresión, la desinhibición, la impasividad, agresividad, etc.

Cristina Fernández-Victorio Ortiz. Psicóloga sanitaria especializada en Neuropsicología.

¿Qué es la Neuropsicología?

Desde la Neuropsicología se intenta estudiar la relación entre el sistema nervioso central, las funciones cognitivas y el comportamiento humano. Así pues, con la Neuropsicología trabajamos desde nuestras capacidades cognitivas y la relación que tienen con lo que pensamos, sentimos y con nuestro comportamiento. Favoreciendo con todo ello el bienestar de la persona.

Neuropsicología

Para ello es necesario realizar una valoración inicial con el objetivo de conocer las fortalezas y las debilidades cognitivas de la persona. También es importante evaluar a nivel emocional. Tras dicha valoración, se propone una intervención personalizada, con el fin de compensar las dificultades, mantener el rendimiento cognitivo o ralentizar el deterioro, en función de la patología.

Con ese punto de partida se consiguen establecer objetivos de trabajo en los distintos aspectos cognitivos (orientación, atención, memoria, funciones ejecutivas, lenguaje, gnosias o praxias). También se trabajan aspectos conductuales o emocionales, así como se facilitan pautas a las familias en caso de ser necesarias.

¿En qué consiste la evaluación neuropsicológica?

Se realiza una valoración de las distintas áreas cognitivas con el objetivo de plasmar en un informe neuropsicológico las fortalezas y debilidades, aporta información que puede facilitar un diagnóstico y facilita el punto de partida de la intervención. En muchas ocasiones dicho informe es solicitado por neurología para complementar información.

Áreas de intervención neuropsicológica:

Envejecimiento activo:

Aunque en el envejecimiento normal, las leves dificultades cognitivas que aparecen no son patológicas, la estimulación cognitiva es un elemento de neuroproteccion para el mantenimiento de las capacidades y autonomía. Además de mantenerse activo a nivel físico, mantener una adecuada y variada dieta, o un sueño reparador, es importante mantener el cerebro activo.

Demencias:

En caso de deterioro cognitivo o demencia, la estimulación cognitiva es una intervención terapéutica complementaria al tratamiento farmacológico. Algunas de las demencias más frecuentes son Enfermedad de Alzheimer, demencia frontotemporal, demencia por cuerpos de Lewy, demencia asociada a la enfermedad de Parkinson… La intervención cognitiva con el objetivo de mantener capacidades cognitivas y ralentizar el deterioro, además favorece la conexión con el entorno, las relaciones sociales y el estado anímico. Se facilitan estrategias de compensación y fomento de la autonomía e independencia. En esta situación de dependencia es además importante el trabajo con las familiares y cuidadores, facilitando pautas que favorezcan la adaptación a la nueva situación de la persona.

Daño cerebral adquirido:

El daño cerebral adquirido es una lesión estructural a nivel cerebral que puede suponer alteraciones físicas, cognitivas, conductuales y/o emocionales. El daño cerebral puede ser consecuencia de un ictus, un traumatismo craneoencefálico, anoxia, tumor cerebral o infección.

La rehabilitación neuropsicológica en el daño cerebral tiene como objetivo mejorar y compensar las capacidades alteradas. Asimismo, se trabajan las dificultades emocionales y conductuales que pueden aparecer tales como la apatía, depresión, la desinhibición, la impasividad, agresividad, etc.

Cristina Fernández-Victorio Ortiz. Psicóloga sanitaria especializada en Neuropsicología.

Tu clínica de fisioterapia en el Paseo de la Castellana de Madrid.
Cerca de Plaza de Castilla, entre la estación de Chamartín y las Cuatro Torres.

Contacta con nosotros